Pandora me gusta especialmente. Como Eva.

Ambas son las “primeras mujeres”, Pandora en la mitología griega y Eva en la religión judeocristiana.

Ambas las causantes de todos los males de la humanidad  y ambas, ideadas para que la culpa entrara en el subconsciente de las mujeres y permaneciera anclada allí hasta nuestros días.

Pandora y Eva fueron creadas a “imagen y semejanza” del hombre y con el único fin de acompañarle.

Pero con un detalle que a los Dioses se les “pasó por alto”: su inteligencia y curiosidad, su rebeldía y valentía.

Eva mordíó la manzana (que luego resulta que era un fallo de traducción y no era una manzana, sino un simple fruto), apartando así del Paraíso a toda la Humanidad.

Pandora abrió la Caja que Zeus le había regalado con la instrucción de no abrirla nunca y su “maligna curiosidad femenina” desparramó por el Universo todos los males posibles.

Aunque otra versión cuenta que, lo que ocurrió en realidad fue que la Caja contenía todos los bienes de la humanidad y que, al abrirla, se escaparon y volvieron al Olimpo, dejando a los hombres “afligidos por todos los males”.

Pandora intentó cerrarla de nuevo y parece que lo único que pudo conservar fue la esperanza (de ahí  proviene la expresión “La esperanza es lo último que se pierde”.)

Sea como fuere la Historia, debemos colocar a estos dos arquetipos femeninos en el lugar que les corresponden, eliminando la misoginia con la que fueron creadas en una sociedad cuyo patriarcado ya dura demasiado…son demasiados siglos.

Eva y Pandora son símbolos femeninos muy poderosos, verdaderas salvadoras cuyos mensajes encierran aprendizajes que no podemos pasar por alto.

Porque debemos comer muchos frutos y abrir muchas Cajas de Pandora, muchas.

Porque nos inculcaron que nuestra curiosidad innata ( la de los seres humanos) estaba  vetada para las mujeres, que debíamos renegar de ella, abandonar la idea de averiguar “qué pasa si lo hago”.

Porque nos inculcaron que no hay que abrir Cajas, ni puertas, ni buscar otros caminos, ni desobedecer órdenes, incluso las que no tienen ningún tipo de sentido.

Debemos entender que si comemos los frutos del árbol de la sabiduría, lo que tendremos es el conocimiento para distinguir entre el bien y el mal y esto, amiga, es lo que nos da la capacidad de tomar decisiones y actuar.

Que el paraíso implicaba vivir en la inopia, y que el “parirás con dolor” era un regalo envuelto de endorfinas para que tu bebé y tú salierais “colocados” de felicidad tras su nacimiento y tu re-nacimiento.

Debemos entender que si abrimos Cajas de Pandora, crearemos un huracán, sí, es lo más probable.

Pero los grandes conflictos necesitan revoluciones para ser resueltos, necesitan que el camino quede yermo para volver a empezar desde cero.

A veces es necesario destruir para construir.

Y ¿sabes lo único que queda cuando todo acaba? La esperanza.

Las Mujeres debemos empezar a probar a ver qué pasa. Solo así sabremos cómo tener éxito y sólo así podremos aprender de nuestros fracasos.

Nunca le he tenido miedo al cambio. Nunca me he quedado quieta por miedo a lo que pudiera ocurrir.

Nunca he dejado de defenderme por miedo a las reacciones de los demás.

He abierto muchas Cajas de Pandora. Conseguí cerrarlas y quedarme con la esperanza y con la sensación de haberlo logrado. En el proceso se desataron tormentas, pero siempre vuelve la calma.

Los aprendizajes de mis éxitos, me recuerdan que puedo lograrlo la próxima vez. Los fracasos me enseñan a no cometer de nuevo el mismo error. Son oportunidades de cambio.

¿Y tú? ¿Cuándo vas a empezar a actuar? ¿Cuándo te vas a atrever a abrir tu propia Caja de Pandora?

 

Un abrazo, Lorena.

 

Lorena Moncholí Badillo.

Abogada colegiada nº14084 ICAV.

Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y la EVES.

Máster en Bioética, Deontología, Seguridad y Calidad en el ámbito Sanitario por ADEIT, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València.

Máster en Igualdad de Género por la UCLM.

ÚNETE AL PROGRAMA MUJERES QUE ACTÚAN.

Empezamos el 17 de diciembre de 2018

Más información>> http://mujeresqueactuan.com/

 

.